Mostrando los 5 resultados

El pequeño gran salto de Liu

Liu Zhenyun
la creación literaria
$315
Liu Zhenyun nos propone en El pequeño gran salto de Liu un juego: atrapar al ladrón. Se trata de una frenética narración tragicómica en la que los robos y la violencia se suceden movidos por la avaricia. Liu Yuejin es un cocinero. Un día, tras perder su bolso y mientras lo buscaba, encuentra otro lleno de secretos que involucran a personalidades de la alta esfera social. Los bajos fondos de mugre y sopa clara se entremezclan con las enormes villas de urbanizaciones privadas, las inmensas y modernas construcciones y los altos funcionarios corruptos. Proliferan las desgracias de los protagonistas, meros peones prescindibles de una partida en la que están presentes los mejores ingredientes de la tradicional novela negra: corrupción, crimen, chantaje, sexo, dinero, violencia, muerte... ¿Hasta dónde es capaz de llegar el ser humano por unos cientos de billetes? Los personajes de El pequeño gran salto de Liu, saltando de un lado a otro con el único objetivo en sus vidas de llenar cada día el estómago, se convierten en simples briznas de paja en el huracán de la corrupción de altos vuelos.

La era de los embusteros

Liu Zhenyun
la creación literaria
$365
Liu Zhenyun, narrador de la gran aventura del día a día, aborda dos complejas realidades en La era de los embusteros: la sociedad china actual y el alma humana. Avaricia. El dinero es el motor del mundo, los ambiciosos, bajo ninguna circunstancia, lo dejan escapar. El resultado no es bueno. La realidad de la China moderna se muestra al lector como una degenerada sombra de un luminoso proyecto. Un sistema que tiene como principios la igualdad, el bienestar y la armonía, que dio esperanza a millones y millones de parias, con el paso de los años ha ido decayendo hasta convertirse en un peligroso campo de batalla en el que todos pelean por ganar dinero, sin importar desgraciar al prójimo; un sistema que devora y escupe a quienes luchan entre sí por conseguir no más, sino lo de los demás, sin ética y sin remordimiento, con la extrema practicidad que caracteriza a esta sociedad oriental. La mezcla de avaricia y envidia, amalgamada por autos, relojes, lujos, poder, dinero, vírgenes y prostitutas… da como resultado la vida real. Individualismo. El autor disecciona el alma humana, que tampoco arroja datos positivos. Lo mío es mío, lo tuyo debería ser mío. El ciudadano que él recrea en sus relaciones cotidianas ya hace mucho tiempo que perdió los valores de comunidad y dejó de confiar en los demás. Yuanes, moutai y mensajes de WeChat para hombres y mujeres solitarios en las ciudades más pobladas del mundo.

Yo no soy una mujerzuela

Liu Zhenyun
la creación literaria
$345
Esta es la historia de una simple campesina, Li Xuelian, que se enfrenta a su realidad y, a la vez, al Gobierno de la República Popular China. Nuestra protagonista se niega a abortar su segundo hijo y, para poder dar a luz sin infringir la ley, finge su divorcio. Pero el entonces exmarido se casa de nuevo y ella se queda con una hija en brazos y el honor agraviado, pues el hombre que la engañó la llama Pan Jinlian, personaje de la literatura china conocida por adúltera. El rumor se esparce tan rápido como la ira y las desgracias de la protagonista, y entonces Li Xuelian se decide a obtener justicia por mano propia. Con un letrero que reza “Agraviada por la justicia” asiste a todos los órganos del Gobierno a levantar una demanda hasta entrar, tras una larga serie de complicaciones, infamias y astucias por su parte, al Palacio de la Asamblea en plena Asamblea Nacional Popular, el encuentro político más importante del país. Esta es una historia en la que un ciudadano cualquiera no merecería justicia, pero Li Xuelian se vuelve mítica, pues comienza siendo un alma en pena y termina encarnando a una poderosa mujer a quien todos los hombres del Gobierno temen. En una vida entera que dura la demanda de la protagonista, la ira se transforma en astucia, los agravios en fuerza y las negativas en retos; una vida que le lleva a recorrer más de mil kilómetros, de la China rural a la Plaza de Tiananmen, para alzar la voz. En Yo no soy una mujerzuela, el divorcio de una campesina incide en todas las estructuras —local, estatal y central— del Gobierno de la República Popular China.

La palabra que vale por diez mil

Liu Zhenyun
la creación literaria
$415
A Liu Zhenyun le llevó tres años escribir esta novela, la más grande y madura de su acervo literario. La primera parte describe el pasado: Moisés Wu salió́ de Yanjin para encontrar a la única persona con quien “podía hablar”, su hijastra. La segunda parte narra el presente: Niu Aiguo, hijo de aquella querida hijastra, también emprendió́ un viaje desde Yanjin en busca de un amigo con quien hablar. Ambos salieron y tardaron cien años... Los personajes y los acontecimientos de La palabra que vale por diez mil, la organización social y familiar, ofrecen la posibilidad de un diálogo entre seres humanos y sobre todo una conversación que permite trastocar el alma, despertar compasión. El universo chino se manifiesta ante Occidente como un mundo distinto culturalmente pero en el que coinciden los aspectos más humanos. Liu Zhenyun muestra un país marcado por las revoluciones políticas, culturales y sociales de los últimos siglos. Fruto de ellas, la desorientación, la pérdida de los valores ancestrales y el progreso asimétrico tiñeron una sociedad china centrada más en sobrevivir que en vivir. La soledad de sus personajes nos enseña un rostro de China que el autor narra con agilidad no exenta de crudeza.

Entre risas y algún que otro llanto

Liu Zhenyun
la creación literaria
$330
Liu Zhenyun nos lleva en esta novela de un lado a otro en todos los sentidos: de ciudad en ciudad, de década en década, de generación en generación... y del mundo real al fantástico. La dureza de la vida diaria de la clase obrera y urbana china se ve salpicada de leyendas, fantasmas y rituales que, paradójicamente, no desentonan, sino que parecen tan cotidianos como vender verduras en un mercado o cocinar manitas de cerdo en un restaurante. Salvando las distancias culturales y geográficas, Entre risas y algún que otro llanto nos recuerda a un realismo mágico embrionario, de pequeños chispazos de irrealidad tan reales como la vida misma. De leyendas y advertencias. De muertos que se aparecen para atormentar a los vivos... o para pedirles ayuda.