Nació en Buenos Aires en 1966. Sus primeros hobbies fueron la astronomía, el dibujo, hacer cine y animación, y la música. A los 14 años creó sus primeros programas de computadora. Es licenciado en Ciencias de la Computación, licenciado en Ciencias Matemáticas y doctor en Ciencias de la Computación por la Universidad de Buenos Aires (UBA). Tomó otros cursos de posgrado en la Argentina, Brasil, Italia, Alemania y Suiza. Fue y/o es profesor en la Facultad de Ciencias Exactas y Naturales de la UBA, la Universidad Nacional de la Patagonia Austral, la Universidad Nacional de San Martín y el Instituto de Tecnología ORT. Docente investigador categorizado de la UBA, ha participado en varios proyectos de investigación en áreas de lógica matemática. Durante varios años desarrolló software comercialmente, en empresas y en forma independiente. Entre otros programas ha implementado juegos, videojuegos y software orientado a compiladores y lenguajes de programación, así como material para libros y revistas de juegos de ingenio. Comenzó a hacer divulgación científica en 1990. Ha publicado numerosos artículos y participado en varios ciclos brindando talleres, charlas y material para programas educativos de cable.

Mostrando los 2 resultados

El jugador científico

Ariel Arbiser
ciencia que ladra...
$190
¿Científicos que se divierten? Claro que sí, como nos invita a divertirnos -y sobre todo a pensar- el experto en computación y juegos Ariel Arbiser en este libro, donde pasa revista a los más diversos entretenimientos que todo el mundo conoce: la lotería, la ruleta, el póker, el Black Jack, el punto y banca, la escoba de 15... Tampoco se quedan atrás los inquietantes (y bellos) esquemas del juego de la vida, ni el universo en pequeño que simbolizan el ajedrez y sus estrategias. Y como jugar es un arte pero también una ciencia todos salimos ganando, aunque esto signifique entender por qué no se puede hacer saltar la banca de la ruleta (a menos que uno sea la banca, claro), que la probabilidad de recibir una escalera real servida es de 0,0000153908 y que para ganar el loto uno debería estar apostando durante cien mil años. Así, entre cartas, fichas y tableros Arbiser nos pasea por los trucos, las sutilezas y las paradojas que se presentan a la hora de sentarse a una mesa de juego a pensar (solo o acompañado), o de retar a la mente a quemarse las neuronas buscando la solución a un acertijo. ¡Abramos la ciencia para ir a jugar!

El jugador científico

Ariel Arbiser
ciencia que ladra...
$295
¿Científicos que se divierten? Claro que sí, como nos invita a divertirnos -y sobre todo a pensar- el experto en computación y juegos Ariel Arbiser en este libro, donde pasa revista a los más diversos entretenimientos que todo el mundo conoce: la lotería, la ruleta, el póker, el Black Jack, el punto y banca, la escoba de 15... Tampoco se quedan atrás los inquietantes (y bellos) esquemas del juego de la vida, ni el universo en pequeño que simbolizan el ajedrez y sus estrategias, y como jugar es un arte pero también una ciencia todos salimos ganando, aunque esto signifique entender por qué no se puede hacer saltar la banca de la ruleta (a menos que uno sea la banca, claro), que la probabilidad de recibir una escalera real servida es de 0,0000153908 y que para ganar el loto uno debería estar apostando durante cien mil años. Así, entre cartas, fichas y tableros Arbiser nos pasea por los trucos, las sutilezas y las paradojas que se presentan a la hora de sentarse a una mesa de juego a pensar (solo o acompañado), o de retar a la mente a quemarse las neuronas buscando la solución a un acertijo. iAbramos la ciencia para ir a jugar!