Mostrando los 3 resultados

La conquista: catástrofe de los pueblos originarios/ Vol. 2

Enrique Semo
historia
$420
La Conquista, catástrofe de los pueblos originarios es un nuevo enfoque de la conquista y la fundación de lo que fue la Nueva España. La considera parte de la historia universal en sus causas y efectos. El primer tomo del libro está dedicado a la presentación de los cuatro grandes actores del drama: los amerindios en sus sociedades comunales de parentesco, sus jefaturas y sus formaciones tributarias; los europeos del capitalismo mercantil, comerciantes, prestamistas y corsarios; los españoles recién salidos de la Reconquista, conquistadores, frailes, funcionarios y colonos, así como los africanos que llegaron, a su pesar y en condición de esclavos, para tomar parte en la fundación de la nueva sociedad. Cada uno de ellos dejó una profunda marca en el proceso, aun cuando los pueblos originarios fueron siempre mayoría. El segundo tomo está dedicado a la historia de la conquista propiamente dicha, no solamente como se ha acostumbrado en el pasado, en la conquista del imperio mexica, sino de todo el territorio y la población de lo que fue la Nueva España y luego el México independiente: El Anahuac con su centro vital en Tenochtitlan; el Gran Septentrión, tierra de los guerreros chichimecas y el Sur-Sureste sede de mayas, zapotecas y mixtecos que presentaron una resistencia pertinaz a la invasión. De esa mirada surge la imagen de una conquista sin fin, con rasgos y duraciones muy diferentes en el Centro, el Norte y el Sur. La forma que tomó la conquista de la Nueva España determinó la extinción de muchos pueblos originarios. Guerras mortíferas, epidemias mortales, formas de explotación extremas y aniquilamiento de culturas y religiones que aún marcan a nuestra sociedad actual.

Historia de la cuestión agraria mexicana, /Vol. 2

Enrique Semo
historia de la cuestión agraria mexicana
$285
Este volumen aborda el estudio de las tres revoluciones y el lugar que ocupa en ellas la cuestión agraria. Durante ese período, la intensidad y frecuencia de los movimientos campesinos colocan a México en un lugar especial en la historia de América Latina. Las grandes rebeliones campesinas que fueron el motor principal de la Revolución de 1910 se gestaron lentamente en la conciencia de millones de campesinos que traían a cuestas un siglo de luchas por la tierra, el agua, la autonomía política y la cultural. Antonio lbarra investiga el contenido agrario del movimiento revolucionario de Independencia; el ascenso y derrota de los campesinos encabezados por el cura Hidalgo y por Morelos; las guerrillas rurales, y el impacto y la reacción de los jefes insurgentes y colonialistas ante la rebelión campesina. Margarita Carbó nos habla del lugar que ocupa la cuestión agraria en el movimiento de Reforma; el efecto de las leyes de desamortización en el campo, y la participación de rancheros y campesinos en la lucha contra la intervención francesa. Ilan Semo se ocupa de las ideas, los problemas del indio, del peonaje y el desarrollo agrícola en el pensamiento de liberales, católicos, científicos y populistas de la segunda mitad del siglo XIX. Esperanza Fujigaki explora el desarrollo del capitalismo; la inserción de México en el mercado mundial de productos agrícolas, y la respuesta campesina durante el porfiriato. Enrique Semo, Antonio Ibarra y Esperanza Fujigaki se desempeñan actualmente como investigadores en la División de Estudios de Posgrado de la Facultad de Economía de la UNAM; Margarita Carbó es profesora en la Facultad de Filosofía y Letras de la misma universidad.

La conquista: catástrofe de los pueblos originarios/ Vol. 1

Enrique Semo
historia
$335
La Conquista, catástrofe de los pueblos originarios es un nuevo enfoque de la conquista y la fundación de lo que fue la Nueva España. La considera parte de la historia universal en sus causas y efectos. El primer tomo del libro está dedicado a la presentación de los cuatro grandes actores del drama: los amerindios en sus sociedades comunales de parentesco, sus jefaturas y sus formaciones tributarias; los europeos del capitalismo mercantil, comerciantes, prestamistas y corsarios; los españoles recién salidos de la Reconquista, conquistadores, frailes, funcionarios y colonos, así como los africanos que llegaron, a su pesar y en condición de esclavos, para tomar parte en la fundación de la nueva sociedad. Cada uno de ellos dejó una profunda marca en el proceso, aun cuando los pueblos originarios fueron siempre mayoría. El segundo tomo está dedicado a la historia de la conquista propiamente dicha, no solamente como se ha acostumbrado en el pasado, en la conquista del imperio mexica, sino de todo el territorio y la población de lo que fue la Nueva España y luego el México independiente: El Anahuac con su centro vital en Tenochtitlan; el Gran Septentrión, tierra de los guerreros chichimecas y el Sur-Sureste sede de mayas, zapotecas y mixtecos que presentaron una resistencia pertinaz a la invasión. De esa mirada surge la imagen de una conquista sin fin, con rasgos y duraciones muy diferentes en el Centro, el Norte y el Sur. La forma que tomó la conquista de la Nueva España determinó la extinción de muchos pueblos originarios. Guerras mortíferas, epidemias mortales, formas de explotación extremas y aniquilamiento de culturas y religiones que aún marcan a nuestra sociedad actual.