Mostrando el único resultado

El Estado en América Latina

Pablo González Casanova
biblioteca américa latina
$515
El Estado ha sido objeto habitual de gran cantidad de estudios y enfoques: desde la filosofía y la lógica jurídica hasta el pensamiento marxista de los sesenta y setenta pasando por los planteamientos estructural-funcionalista, neoliberal y panamericanista. El pensamiento revolucionario de los sesenta hizo a un lado toda teoría que concibiera un Estado popular, con alianzas y coaliciones en las que la burguesía ocupara un papel significativo; se limitó en general a repetir y adaptar el pensamiento marxista-leninista sobre el Estado en sus versiones soviética y europeas. Sólo la construcción del Estado socialista en Cuba dio pie a novedosos planteamientos teórico-prácticos, la mayoría de ellos encaminados a la construcción del Estado en países de origen colonial y neocolonial. Pero también, con las dictaduras que se iniciaron en ese periodo como contrapropuesta a la Revolución cubana, y con la imposición de políticas monetaristas que buscaron articular y funcionalizar más la dependencia, surgen nuevas teorizaciones acerca del Estado militar y transnacional. Al mismo tiempo se inicia una construcción teórica y política de los procesos latinoamericanos a cargo de los más diversos intelectuales y especialistas. Toda esta proliferación de búsquedas concluye por fin en la apreciación de la sociedad civil como sujeto que define el carácter del Estado. Son dos los descubrimientos de este pensamiento: el de la lucha por las mediaciones y el de la manera como las clases tratan de apoderarse de estas mediaciones. Surgió así un nuevo pensamiento de izquierda que no es ni stalinista, ni neoliberal, ni marcusiano o contestatario, sino resuelto a comprender las mediaciones formales e informales de un bloque de poder alternativo, emergente. Ahora, de todas las polémicas y divergencias sobre el Estado y la sociedad, las que privilegian o dejan de lado la lucha de clases en el contexto colonial o transnacional resultan las más ricas y emotivas. Pero aparte de esto, el análisis mediante todos aquellos elementos que no corresponden a una lucha de clases simple constituye tal vez una de las aportaciones más importantes de las ciencias sociales latinoamericanas al estudio del Estado y la sociedad. Ésa es precisamente la tesitura que asume este libro. Los estudiosos aquí reunidos son algunos de los responsables de tal aportación. Sus ensayos corresponden al rico pensamiento político y social que hoy vive América Latina, tal vez pionero en el Tercer Mundo, y aun en el orbe. Su objetivo es analizar no sólo la teoría sino la práctica de la teoría de la democracia, del Estado y de la revolución en países que tienen casi dos siglos de haber alcanzado su independencia política y de haberse propuesto ser verdaderos estados-nación.