Mostrando los 3 resultados

El estado social en México

Gerardo Ordóñez Barba
la cuestión social
$330
Dentro del marco del centenario de la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos, este libro participa en su conmemoración ofreciendo un análisis del proceso de formación del Estado que se originó con la promulgación de nuestra carta magna, el 5 de febrero de 1917. Para la mayoría de los analistas, este evento legislativo hizo posible institucionalizar un tipo de organización estatal distinto al que se había implantado hasta ese momento en buena parte de las sociedades occidentales, denominado como Estado social de derecho. Partiendo de las bases constitucionales, y asumiendo un enfoque de derechos, en este trabajo se presenta una revisión de las reformas que marcaron el devenir de las políticas y programas sociales en diferentes periodos de la historia, así como los principales retos que aún persisten para culminar la construcción de un Estado que garantice el pleno ejercicio de los derechos sociales a gran parte de la sociedad, que aún permanece al margen de los beneficios del desarrollo. Como lo podrá comprobar el lector, este documento intenta, por un lado, contribuir al conocimiento en torno a la evolución, alcances y limitaciones del sistema de bienestar mexicano y, por otra parte, busca aportar elementos para el debate sobre una posible agenda de cambios, con miras a corregir el rumbo y avanzar hacia el modelo de sociedad al cual aspira pertenecer la población nacional, en un futuro no muy lejano.

El demonio de la interpretación

Gonzalo Lizardo
lingüística y teoría literaria
$305
El demonio de la interpretación puede leerse de tres maneras: como bitácora de lectura, como teoría de la interpretación y como pieza literaria. Ofrece, en primer lugar, el testimonio de un lector que ha viajado por ciertos libros —no muy ortodoxos— que se propusieron enseñarnos a leer, traducir, preservar y comprender los signos del mundo: textos como los evangelios gnósticos, las fábulas alquímicas, el Corpus hermeticum o el Retrato del artista adolescente. Con base en este ejercicio de metalectura, estos ensayos proponen una hermenéutica de índole hermética, basada en cuatro principios que nos permitirían reinterpretar nuestro patrimonio literario desde una perspectiva inusitada. Por último, es posible disfrutar estas páginas como si fueran las de una novela polifónica, donde los personajes históricos conviven con los míticos y los literarios para contarnos el devenir de dos antihéroes, ficticios pero muy influyentes: Fausto, el humanista, y el homérico Hermes: el sujeto y el demonio de la interpretación.

Yo no soy una mujerzuela

Liu Zhenyun
la creación literaria
$345
Esta es la historia de una simple campesina, Li Xuelian, que se enfrenta a su realidad y, a la vez, al Gobierno de la Rep.blica Popular China. Nuestra protagonista se niega a abortar su segundo hijo y, para poder dar a luz sin infringir la ley, finge su divorcio. Pero el entonces exmarido se casa de nuevo y ella se queda con una hija en brazos y el honor agraviado, pues el hombre que la engañó la llama Pan Jinlian, personaje de la literatura china conocida por adúltera. El rumor se esparce tan rápido como la ira y las desgracias de la protagonista, y entonces Li Xuelian se decide a obtener justicia por mano propia. Con un letrero que reza “Agraviada por la justicia” asiste a todos los órganos del Gobierno a levantar una demanda hasta entrar, tras una larga serie de complicaciones, infamias y astucias por su parte, al Palacio de la Asamblea en plena Asamblea Nacional Popular, el encuentro político más importante del país. Esta es una historia en la que un ciudadano cualquiera no merecería justicia, pero Li Xuelian se vuelve m.tica, pues comienza siendo un alma en pena y termina encarnando a una poderosa mujer a quien todos los hombres del Gobierno temen. En una vida entera que dura la demanda de la protagonista, la ira se transforma en astucia, los agravios en fuerza y las negativas en retos; una vida que le lleva a recorrer m.s de mil kilómetros, de la China rural a la Plaza de Tiananm.n, para alzar la voz. En Yo no soy una mujerzuela, el divorcio de una campesina incide en todas las estructuras —local, estatal y central— del Gobierno de la Rep.blica Popular China.