Mostrando los 2 resultados

La Real Expedición Botánica a Nueva España Vol. 13

José Mariano Mociño
ciencia y técnica
$1,570
La Expedición Botánica de la Nueva España fue una de las empresas científicas más relevantes de todo el siglo XVIII. Sus trabajos se realizaron entre 1787 y 1803, años en que recorrió herborizando, gran parte del territorio de Nueva España, desde California hasta Guatemala, con lo que se pudieron clasificar unos 4 000 especímenes de plantas novohispanas y aproximadamente 200 especies de la fauna mexicana. Resultado de esta notable recopilación científica fueron 1989 dibujos a la acuarela, obra del artista y científico mexicano Atanasio Echeverría, el cual, con otros colaboradores realizó lo que podemos calificar como la obra iconográfica de tema científico más vasta y rica de toda la historia de la ciencia mexicana. La figura de Mociño es particularmente relevante dentro de este grupo de botánicos. Nacido en Temascaltepec, en el actual Estado de México, mostró siempre una fuerte inclinación por los estudios científicos. Fue un investigador acucioso, un polemista virulento y un incansable viajero. Recorrió con sus colegas botánicos el norte y el occidente de Nueva España; se embarcó en San Blas de Nayarit en la célebre expedición de Juan Francisco de la Bodega y Cuadra en 1792, la cual reconoció los litorales del Pacífico hasta Nutka (Canadá). Al año siguiente recorrió, por órdenes del virrey, la Mixteca y Tuxtla. Fue aquí donde, en noviembre del mismo año, escribió su Descripción del Volcán de Tuxtla, el cual fue representado en una notable y bella acuarela, uno de los pocos testimonios iconográficos de un volcán en erupción de todo el siglo XVIII.

La Real expedición botánica a nueva España (volumen XIV, Práctica médica).

José Mariano Mociño
la real expedición botánica a la nueva españa
$1,360
Heredero de la ilustración española, Mociño fue un hombre de múltiples saberes e intereses universales: lo mismo participaba en investigaciones botánicas y ornitológicas que en antropología y etnología y sus relaciones con las condiciones sociales y cómo impactaban éstas en la salud de las poblaciones que visitó. Su formación en filosofía, teología y medicina —esta última en la Real y Pontificia Universidad de México (1787)— le permitió absorber de la expedición conocimientos diversos y hasta entonces ignorados, y aplicarlos, en forma de lo que hoy llamamos ejercicios multidisciplinarios, en las poblaciones del Viejo y del Nuevo Mundo, los cuales fueron determinantes para la prevención y la contención de epidemias como la fiebre amarilla. El objetivo de la misión fue principalmente la conformación de inventarios y catálogos de los recursos naturales desconocidos por los colonizadores de la época y, para la trayectoria de Mociño, el énfasis específico fue en las plantas medicinales, un recurso prácticamente ilimitado y de enorme potencial. De esta etapa, sin embargo, han dado ya cuenta los tomos anteriores de la colección La Real Expedición Botánica a Nueva España. El volumen decimocuarto, en cambio, se enfoca principalmente en la última etapa de José Mariano Mociño, cuando era ya un naturalista y médico con experiencia en comunidades, que había adquirido suficiente conocimiento de costumbres locales y sobre los posibles usos del inigualable banco herbolario y florístico, elaborado junto con Martín de Sessé, director de la expedición.