Nació en Moquegua, Perú, en 1895, y murió en Lima en 1930. El rasgo más notable de su niñez y juventud es el autodidactismo. Impedido de ir a la escuela desde los 8 años por problemas de salud, tanto en su hogar como en sus prolongadas hospitalizaciones halló estímulos constantes a la lectura. La disposición literaria y la voracidad por experiencias y saberes de las más variadas procedencias encontraron en el ámbito del periodismo limeño –donde se incorporó en 1909 y permaneció hasta su viaje a Europa diez años más tarde– un espacio sustitutivo de la educación formal a la que se veía impedido. Se inició en diarios como La Prensa y semanarios como Mundial o Variedades, medios que oficiaron como un laboratorio para la experimentación literaria y ensayística. El periplo europeo, que se prolongó hasta 1923, fue pródigo en experiencias vitales y adquisiciones intelectuales. En el curso de esos años Mariátegui consolidó su cultura marxista. De regreso en Perú, fundó el Partido Socialista y la revista Amauta, un hito en el debate de las vanguardias latinoamericanas. En vida llegó a publicar dos libros fundamentales: 7 ensayos de interpretación de la realidad peruana y La escena contemporánea, y dejó casi listos dos volúmenes que se publicaron póstumamente: Defensa del marxismo y El alma matinal y otras estaciones del hombre de hoy.

Mostrando el único resultado

Antología de José Carlos Mariátegui

José Carlos Mariátegui
biblioteca del pensamiento socialista
$480
Llamado el "primer marxista de América", periodista, militante e intelectual, José Carlos Mariátegui tuvo una vida breve y fulgurante: nació en 1894 en Moquegua, Perú, y murió en 1930. Su obra, compuesta por cuatro libros ya clásicos y miles de artículos escritos al ritmo vertiginoso de la prensa, llama la atención todavía hoy por la capacidad para captar la singularidad de una época que parecía romper violentamente con el pasado y exigía pensar todo de nuevo. Curioso hasta la voracidad, dueño de un estilo "un poco periodístico y un poco cinematográfico", Mariátegui buscaba entender una Europa convulsionada por la Primera Guerra Mundial y la Revolución Rusa, las vanguardias artísticas y el ascenso del fascismo, al tiempo que se comprometía activamente en la construcción de una alternativa socialista que reconociera el protagonismo de las masas indígenas del Perú. En un formidable esfuerzo de selección que recupera los textos ineludibles y otros casi desconocidos, Martín Bergel propone una sugestiva clave de lectura de un corpus que parece inabarcable: a contrapelo de una interpretación de Mariátegui que lo asimila a una tradición "nacional-popular", esta Antología exhibe la riqueza de un pensamiento tan tensionado por su voluntad de marxismo para encauzar los problemas peruanos como por la inquietud cosmopolita y el internacionalismo. Así, en estos textos se analiza el indigenismo y el problema de la tierra, pero también pueden leerse retratos de celebrities como Isadora Duncan o Charles Chaplin, o de intelectuales de renombre mundial como el francés Romain Rolland o el indio Rabindranath Tagore. Y se advierte la especial lucidez de su autor para detectar las figuras que encarnaban nuevas formas para tiempos nuevos (Mussolini, D'Annunzio, Joyce, Lenin, Trotski, el grupo surrealista, Gandhi, Kollontái, a quienes indaga como sujetos de una convicción antiburguesa). Ardorosamente socialista, Mariátegui cultivó hasta el final un pensamiento heterodoxo y antidogmático, abierto a todas las discusiones (entre arte y política, entre liberalismo, fascismo y socialismo, entre autonomía nacional y flujos globales). Además de presentar un recorrido inspirador por la obra de un autor central del marxismo latinoamericano, esta Antología se hace eco de esas tensiones, que siguen resonando en las sociedades actuales.