Es doctor en Sociología por la Universidad de Columbia (Estados Unidos) y licenciado en Sociología por la Universidad de Buenos Aires. Actualmente es docente e investigador en el Departamento de Sociología y en el Instituto de Estudios Latinoamericanos Lozano Long de la Universidad de Texas en Austin (Estados Unidos). Sus investigaciones se enfocan en las intersecciones entre economía y cultura, el neoliberalismo, la construcción de los sujetos económicos, el consumo y las dimensiones sociales del dinero y el mercado. Su libro Freedom from Work (la versión original de la presente obra) obtuvo Mención de Honor de la sección sobre Sociología del Consumo de la American Sociological Association.

Mostrando el único resultado

El sueño de vivir sin trabajar

Daniel Fridman
sociología y política
$375
El sueño de vivir sin trabajar nos revela un mundo que, contra lo que sugiere la frase, no está hecho de fórmulas mágicas para enriquecerse ni de fantasías de ocio las veinticuatro horas. El sociólogo Daniel Fridman se zambulló durante años en el ámbito de la autoayuda financiera, un género popular que ganó notoriedad con Padre rico, padre pobre, el best seller de Robert Kiyosaki, y con el juego de mesa Cashflow. En torno a ellos se organizaron seguidores que empezaron a encontrarse en foros virtuales y en seminarios y talleres, para aprender las técnicas básicas de las finanzas a fin de transformarse en inversores. Lejos de considerarlos una muestra de exotismo, Fridman descubre en esos grupos las claves para entender, desde otro lugar, el neoliberalismo. Siguiendo de cerca las actividades de los usuarios de la autoayuda financiera, el autor explica que para ellos no solo se trata de adquirir destrezas técnicas controlar ingresos y egresos, aprender sobre compra y venta de divisas o sobre inversiones inmobiliarias, sino de moldearse a sí mismos sus emociones y deseos, su capacidad de ejercer autocontrol y correr riesgos como única manera de salir adelante. La meta es dejar de trabajar y vivir de sus inversiones, y para eso deben modificar esa especie de pecado original que es la mentalidad de empleado y asumir que su bienestar económico solo depende de ellos. Así, Fridman sostiene que el emprendedorismo es visto cada vez más como una condición del yo que pueden poseer tanto el fundador de una gran empresa como un desempleado que vende comida a domicilio o una conductora de Uber. Sin importar cuál sea su actividad o clase social, el individuo se ve exigido a transformarse en un empresario de sí mismo y a descartar los contextos económicos que lo condicionan y que estructuran la desigualdad social. Al participar de esos grupos sin las anteojeras de la superioridad teórica, Daniel Fridman revela todo lo que se juega en esas prácticas, y hasta qué punto iluminan, desde la óptica de la vida cotidiana y la gente común, el tipo de sujeto legítimo que pide el neoliberalismo y la expansión de la educación financiera en los últimos años. Sin duda, este libro es un aporte extraordinario y original para comprender el neoliberalismo desde abajo, algo que en general queda afuera del radar. Porque los modos en que calculamos dicen mucho de quiénes somos y quiénes deseamos ser.