Nació en Buenos Aires en 1961. Tras realizar estudios de posgrado en la École des Hautes Études en Sciences Sociales de París, se doctoró en la Universidad de Buenos Aires. Fue docente de literatura contemporánea en la Facultad de Filosofía y Letras y de antropología de las elites en el doctorado de la Facultad Latinoamericana de Ciencias Sociales. Es investigadora del CONICET, artista plástica, traductora y periodista cultural.

Ha publicado ensayos, ficción y poesía. Es autora de Mejor mañana (poesía) y de múltiples artículos sobre literatura argentina y latinoamericana, problemas culturales e historia intelectual, y coautora de Preciosas cautivas (narrativa). Se ha especializado en las relaciones entre arte y política, vanguardias y regionalismos en América Latina, y en la creación de poéticas individuales y grupales. Actualmente indaga sobre cuestiones vinculadas con la historia cultural en la larga duración, con el propósito de establecer criterios universalmente válidos en la historiografía en ciencias sociales y humanas. A partir de investigaciones sobre la significación actual de Ernesto Guevara, analiza en una obra en curso las relaciones entre la violencia, la ley y lo sagrado. Trabaja también en una edición anotada de obras de Borges.

Sitio web de la autora: http://soypielroja.com

Mostrando el único resultado

Entre la pluma y el fusil

Claudia Gilman
metamorfosis
$515
El convencimiento de que una transformación radical estaba en curso atravesó el mundo en los recientes años sesenta y setenta. Este libro aborda precisamente esa época e intenta explicar los peculiares fenómenos surgidos a partir de una crisis de legitimidad de la política e ideológica que, en algunos sentidos, se asemeja a la actual. Entre la pluma y el fusil documenta la oleada de fervor revolucionario y latinoamericanista de aquellos años y se centra fundamentalmente en la constitución de un frente intelectual cuya órbita ideológica tiene como horizonte principal la inminencia de la revolución. La voluntad de transformación constituyó para los intelectuales latinoamericanos una invitación a actuar para apresurar ese curso de la historia, nos dice Claudia Gilman, quien lleva a cabo en este libro la más amplia indagación de los debates y las posiciones que inspiró, sobre todo entre los escritores, la cuestión del compromiso con la "liberación de sus pueblos". De este modo, la posibilidad de conciliar una agenda cultural con una agenda política y revolucionaria en momentos en que la lucha armada era formulada como la única vía hacia la revolución problematizó, empero, la noción de compromiso. Los escritores se encontrarían, así, cuestionados por las exigencias de eficacia política inmediata provenientes de sectores de militantes, que comenzaron a considerar que la intervención cultural no era la acción más apropiada en un continente mayoritariamente poblado por masas iletradas y sin posibilidades de acceso a los bienes culturales. Las disyuntivas que esto suscitará es uno de los ejes del lúcido ensayo de Gilman.