Mostrando los 2 resultados

¿Hacia dónde vamos?

Cesáreo Morales
filosofía
$270
Vida, potencia, vida-exceso. Vida promesa y vida ante la amenaza. Se despliega, y se gasta, y se pierde. ¿A quién se entrega la vida? Nadie ha contestado esa pregunta. Ella va a través de la violencia que ha de convertir en serenidad, y de la virtualidad de lo real otro, y de la velocidad de las planicies de energía, de beatitud; giros de un nuevo nomos, ordenamiento y orden, posición del existir, vivir, hablar, que apenas despunta en nuestro sin-tiempo. Vida que excede la política, el derecho y el Estado; frágil y protegiéndose a sí misma en su apertura; fuerte por sus silencios, por su no-poder y su tartamudeo. Esas tensiones trabajan este libro. Cesáreo Morales es doctor en filosofía por la Universidad de la Sorbona de París y profesor de carrera en la Facultad de Filosofía y Letras de la UNAM. Ha escrito numerosos artículos y ensayos en revistas especializadas y colabora semanalmente en el periódico El Economista. Es coautor de Colosio: la construcción de un destino. Entre sus obras hay que destacar también Un día después. Legitimidad y democracia. En 2007 Siglo XXI Editores publicó su libro Fractales. Pensadores del acontecimiento.

Fractales

Cesáreo Morales
filosofía
$225
El no-paso: la trinchera de lo imposible, el no más allá, que decía Blanchot. Y, no obstante, la irrupción de lo imposible: el acontecimiento insospechado, el traspaso del límite. Arrastramos una incertidumbre globalizada que se manifiesta con temible violencia. En las primeras páginas de este libro, Cesáreo Morales escribe: “Lo político hace saltar la cuestión”. Y en seguida se pregunta: “¿El otro es siempre el enemigo o el igual que se vislumbra a través de la mediación de la ley?”. Esta gran pregunta ha ocupado la mente de muchos intelectuales de nuestro tiempo. Contestarla nos permitirá o no entrar en la vida social pertrechado contra la violencia y el desamparo, frente a esa alternativa posible de lo otro como enemistad anónima, como injusticia absoluta, como inseguridad cotidiana: el tiempo –nuestro tiempo– y la vida –nuestra vida– fuera de sus goznes. Una herencia confusa que hay que iluminar.