Es uno de los principales expertos en la teoría acerca del castigo, y sus obras sobre el derecho penal y su estructura son material de referencia insoslayable. Después de ejercer como docente de filosofía en la Universidad de Stirling, Escocia, donde contribuyó a crear nuevas áreas de estudios, alcanzó el rango de profesor emérito. Desde 2010 enseña en la Facultad de Derecho de la Universidad de Minnesota. Entre sus libros, que durante las tres últimas décadas reavivaron el interés por la teoría penal en la escena contemporánea, aunando un pensamiento acerca del lenguaje, el derecho y el sentido común (su “teoría comunicativa del derecho”), se cuentan Intention, Agency, and Criminal Liability (1990), Punishment, Communication and Community (2001) y Criminalization. The Aims and Limits of the Criminal Law (2011). Fundador de Criminal Law and Philosophy, colabora con muchas otras revistas académicas. Obtuvo numerosos premios y distinciones, además de colaborar como consejero en temas de justicia penal, minoridad y teoría de la sentencia.

Mostrando el único resultado

Sobre el castigo

Antony Duff
derecho y polÍtica
$330
¿Hay que pensar el derecho penal como una práctica aislada del resto de la sociedad? ¿Una práctica de especialistas, ligada a la tipificación de los delitos, el castigo y la preservación del orden? Primera traducción al español de un gran renovador del pensamiento penal contemporáneo, Sobre el castigo constata que los sistemas de justicia actuales son excluyentes, porque conciben a los delincuentes como personas en esencia diferentes del resto y suelen pensar su propia función en términos de una guerra contra el crimen. Por el contrario, Antony Duff propone un enfoque en el que todos los participantes funcionarios, presuntos delincuentes, víctimas, miembros de la comunidad son ciudadanos y ciudadanas. Alguien es responsable por algo ante alguien, pero la atribución de responsabilidades y penas, para ser legítima, debe surgir de valores compartidos, en lugar de imponerse con un lenguaje arbitrariamente construido por jueces, abogados y doctrinarios del derecho. Así, Duff pone el foco en el rol cívico de quien ha cometido una falta y es llamado a rendir cuentas por ello. Y explica que el autor de un delito tiene que ser interpelado como ciudadano, en un lenguaje que pueda comprender, y adoptar un papel activo respecto de sus deberes. A su vez, el sistema en su conjunto tiene el deber de tratarlo como miembro de la comunidad política en todas las etapas del proceso. Duff define una concepción rica y novedosa de la responsabilidad penal: si la persona acusada de cometer un delito no recibe el respeto o la consideración mínimos por su condición de ciudadano, el sistema de justicia y la comunidad toda pierden la posición moral desde la cual podrían pedir cuentas, juzgar y condenar. Con un pie en la teoría y otro en los sistemas jurídicos reales, el autor demuestra su increíble capacidad para sorprender y poner el dedo en la llaga cuando se trata de sacar al derecho penal de su ilusión de autosuficiencia.